Home » Diario 1852

EL BLOQUEO DE CUBA. ¿ Y AHORA QUÉ ?

25 agosto 2015

El bloqueo económico de Cuba por parte de Estados Unidos y en su momento, de muchos otros países, no ha servido para nada y sí, a la propaganda del gobierno cubano. Hace años que en el “bloqueo” solo ha quedado la gran nación del norte, ya que el resto de los países desistieron de él. El amor propio y el orgullo de los gobiernos norteamericanos, es lo único que primó para que el bloqueo haya persistido hasta ahora. Sin embargo, lo que debiera ser un motivo de júbilo y celebración por parte de los cubanos y en especial del gobierno de la isla, es tomado, por parte de éste, con recelo y desconfianza. ¿Y cómo no?, porque el levantamiento de toda restricción pondrá en evidencia los males del sistema imperante en Cuba y dejará sin argumentos y sin discurso a los Castro, que no podrán ya explicar sus carencias y dificultades echando la culpa al “impero”, a EE.UU. y al “bloqueo”. En realidad, hace muchísimos años que el “bloqueo” no podía ni debió hacer mella en el país caribeño, por la sencilla razón que ni México, ni España ni Canadá, ¡nunca! formaron parte del bloqueo convocado por EE.UU. y como México y Canadá han tenido, y tienen, libre comercio con su gran vecino y España, con el resto del mundo, si Cuba hubiese querido adquirir bienes de cualquier parte el mundo, incluyendo al propio EE.UU., podría haberlo hecho, a través de estos tres países y actualmente, con cualquiera. ¿Por qué no lo ha hecho entonces? Porque la sencilla razón de que no ha podido, porque su sistema comunista, que prohíbe la empresa privada y la iniciativa y los emprendimientos de los particulares, concentrando todo el Estado y  sometiendo a su pueblo a los racionamientos de una planificación central, donde solo se produce y consume lo que el gobierno autoriza, es un sistema que no genera divisas y, por lo tanto, los cubanos no tienen dinero para comparar bienes, como cualquier otro país del mundo, pero no por culpa del bloqueo. Las divisas que generan provienen principalmente del turismo y recién luego que el gobierno cubano hiciera una apertura a la inversión extranjera, principalmente española, para la construcción y explotación de hoteles, que dicho sea de paso, bajo la figura de una asociación con el Estado, tributan menos que lo que tributarían, con el mismo emprendimiento, en su país de origen. A ello se suma una pobre exportación de productos agrícolas, habanos y ron. Es por ello que si Cuba, ya no EE.UU., acepta un cese total del “bloqueo”, quedará expuesto a la verdad y también en evidencia, cuánto engaño se profirió en todos estos años y lo que es peor para su gobierno, que su pueblo pueda inundarse, más que de bienes, de deseos de libertad y prosperidad, hasta ahora sometido a la incomunicación, inclusive de Internet, por el temor que pase en la isla lo mismo que con el muro de Berlín, donde un día para el otro, el pueblo de Alemania del Este dijo ¡basta! y sin que se dispare un solo tiro, reclamó que le devuelvan la libertad que le habían robado y la reconquistó para siempre.

En definitiva, el “bloqueo a Cuba” siempre fue un gran cuento, que le permitió a los Castro contarlo como tal, pero la fantasía ha terminado y la reemplazará la realidad.

¿Y ahora qué?

 

Dr. Oscar Adarvez – Abogado – Matr. 7.945.797

estudioadarvez@uolsinectis.com.ar

San Juan, Argentina

 

adarvez2

Comments are closed.